El nacimiento del Niño Jesús

belen navidad

Como bien es sabido, el día de Navidad, se celebra cada año el 25 de diciembre.

El 24 de diciembre es la víspera del día de Navidad y según la tradición cristiana, la Nochebuena es la sagrada noche en la que nació nuestro Señor Jesús, y tradicionalmente es considerada la noche más mágica del año, en la que las familias se reúnen, emergidas en un ambiente de amor y paz para celebrar la llegada de Nuestro Señor Jesucristo.

Nacimiento del Niño Jesús

La Natividad de Jesús o el Nacimiento de Jesús, se describen en los Evangelios Bíblicos de Lucas y Mateo y cuentan estos relatos, que Jesús nació en un establo, en Belén de Judea. Su madre, María estaba a punto de contraer matrimonio con un hombre llamado José, pero éste no era el padre biológico de Jesús, pues ella ya estaba embarazada cuando lo conoció.

El nacimiento de Jesús fue causado por la intervención divina, como bien aparece escrito en la Santa Biblia:

“Y entrando, le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo (…). No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo.

María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, pues no conozco varón?

El ángel le respondió: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo, y será llamado Hijo de Dios.

Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. (…)”. (Lucas 1, 26-38)

“(…) Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo (…)”. (Mateo 1, 18-25).

 

Así pues, San José tuvo un papel esencial: Dios le encomendó la gran responsabilidad y privilegio de ser el padre adoptivo del Niño Jesús y de ser esposo virginal de la Virgen María. San José, el Santo custodio de la Sagrada Familia, es el Santo que más cerca está de Jesús y de la Santísima de la Virgen María.

Aquella noche, en la que María, madre de Dios, estaba a punto de dar a luz, se encontraban Ella y José, viajando para llegar a Belén. Al caer la noche, no encontraban donde alojarse y viendo que María estaba por dar a luz en cualquier momento, el dueño de una posada les ofreció quedarse en el establo.

El Evangelio de Lucas nos cuenta que María y José entraron en aquel establo donde había animales y juntando paja hicieron un pesebre para descansar al recién nacido niño Jesús.

 

Y dio a luz a su hijo primogénito; le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. (Lucas 02:7)

 

Así pues, debido al maravilloso acontecimiento, la Nochebuena se convirtió en una época del año muy especial y es el momento perfecto para disfrutar con la familia y para esas cenas que, a pesar de repetirlas cada año, son inolvidables.

Los orígenes de la cena que se celebra entre el 24 y el 25 de diciembre, se remontan al siglo V d.c. con la Misa del Gallo.

Misa del Gallo

Papa Sixto III introdujo en Roma la costumbre de celebrar el Nacimiento de Jesús con una oración a medianoche, “mox ut gallus cantaverit”, que significa “al cantar el gallo”, pues éste era el momento del inicio del día para los antiguos romanos. Esta expresión es la que da a la misa su curioso nombre actual.

Desde hace siglos, la tradición navideña cristiana celebra esta Misa nocturna en adoración al Nacimiento del Niño Jesús en Nochebuena, en la primera hora del día de Navidad.

Hoy en día, la Misa del Gallo es una parte fundamental de las celebraciones navideñas para muchos católicos, iglesias y parroquias locales mantienen también la tradición.

Por estas fechas tan especiales, la mayoría de las personas, decoran sus casas con el árbol de Navidad y el Belén, que suelen empezar a prepararse el día 8 de diciembre.

Árbol de Navidad

El árbol de Navidad es probablemente el elemento más significativo de esta época a nivel internacional, sirve para recordarnos que Jesús vino a la Tierra para conseguir la reconciliación.

Antiguamente los germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado “Dios Odín” al que, en cada solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida, le rendían un culto especial. La celebración de ese día consistía en adornar un árbol de encino en torno al cual bailaban y celebraban.

San Bonifacio, evangelizador de Alemania e Inglaterra, derribó ese árbol que representaba al Dios Odín, y en el mismo lugar plantó un pino, símbolo del amor inmenso de Dios y lo adornó con manzanas y velas.

Así pues, los primeros árboles navideños se les ponía manzanas y velas, las cuales representaban el pecado original y la luz de Cristo, respectivamente.

El significado del árbol es que representa al Paraíso, el lugar donde Adán y Eva comieron los frutos.

Con el paso del tiempo, las manzanas y las velas fueron reemplazadas por esferas y luces, y ahora los árboles han cambiado bastante, se ponen adornos en función de las preferencias de cada familia.

Su forma triangular es una representación de la Santísima Trinidad y sus colores simbolizan las diferentes oraciones del Adviento; el azul la reconciliación, el color plata el agradecimiento, el oro la alabanza y el verde la abundancia y la naturaleza.

Belén

Otro de los símbolos característicos de las fiestas decembrinas es la representación del Nacimiento de Cristo, a través de un Belén, hecho con figuras en miniatura, que los católicos ponen en sus casas.

El origen de dicha representación, tal y como la conocemos en la actualidad, se la debemos a San Francisco de Asís. La inspiración para reproducir el primer Belén le llegó tras un viaje a Tierra Santa del que regresó profundamente emocionado.

La costumbre de poner Belenes en todas las casas se extendió por Italia. A Italia le siguió España y la tradición se trasladó posteriormente al resto de Europa y América Latina.

El Nacimiento del Niño Jesús se prepara el 8 de diciembre y las figuras centrales son María, José y los pastores. Debe estar presente la estrella de Belén, ovejas, una mula y un buey. El día 24 de diciembre se debe agregar la figura del niño Jesús y el día 6 de enero, la de los Reyes Magos

Independientemente de cómo se decora la casa o cómo se celebra, la Navidad es una fecha muy especial para todos los cristianos. Mantengamos Navidad como algo brillante, pues es cuando se produjo el milagro del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo y cuando su espíritu visita nuestros hogares.

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Asociación de Derecho Pontificio Heraldos del Evangelio te informa que los datos de carácter personal que  proporciones en el  formulario serán tratados por  Asociación de Derecho Pontificio Heraldos del Evangelio como responsable de esta web. La finalidad es la gestión de los comentarios que realizas en este blog. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos a heraldos@heraldosdelevangelio.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Puedes ver nuestra política de privacidad, gracias

Complete el formulario y envíe su solicitud de contacto